Nuestro mar austral, rico en nutrientes facilita la creación de algas como alimento para pequeño peces, logrando una cadena para todos los habitantes del océano.