Miles de kilómetros que separan a Chile del continente, llevándo al mar aguas puras de nieves y glaciares, que mantienen la temperatura perfecta para el salmón.