Las aguas frías de chile, únicas en el mundo debido a sus características del 0,1% del total de los océanos, enriquece la calidad del salmón que llega a tu mesa.